Blog de Halconeros de Castilla dedicado a la cetrería y las aves rapaces

La Comunidad de Madrid regulará la creación de comederos para buitres y rapaces

buitre medioambiente Preservación 615
buitres-madrid


El Gobierno regional tramita el primer decreto que ordena la puesta en marcha de muladares en Madrid

Por primera vez, la Comunidad de Madrid va a regular la creación de muladares, espacios que sirvan de comedero a los buitres y otras especies necrófagas y rapaces.


Desde hace varias semana puede consultarse en el Portal de Transparencia del Gobierno regional el proyecto de decreto que ordenará esta actividad, y pretende evitar que se arrojen de manera incontrolada restos de animales sin el suficiente control sanitario.

«Se trata de satisfacer de manera natural la necesidad de alimentación de buitres negros y buitres leonados, pero también de otras especies como milanos o águilas», explica el director general de Medio Ambiente, Luis del Olmo.

Lo que en tiempos pasados podía producirse de forma mucho menos ordenada –dejando la res muerta allí donde caía–, dejó de estar permitido hace tiempo, «por casos como las vacas locas y otros», explica el responsable de Medio Ambiente. La necesidad de garantizar unas condiciones sanitarias en la carne que va a servir de alimento a especies a veces protegidas ha aconsejado a los responsables regionales, siguiendo recomendaciones de la Unión Europea, tomar medidas en este sentido. De ahí que surja este decreto de la consejería de Medio Ambiente, dirigida por Carlos Izquierdo, que por primera vez regula que esta actividad de alimentación de animales necrófagos se realice de la forma más natural posible pero sometida a determinados controles.

La regulación establecerá las zonas en las que pueden habilitarse este tipo de espacios, dentro de la sierra madrileña y con especial atención a las consideradas Zonas de Protección. También planteará la utilización para estos fines de subproductos animales no destinados a consumo humano, pero que sí pueden ser parte de la alimentación de determinadas especies de fauna silvestre.

Zonas autorizadas

Durante las últimas semanas, se ha sometido el proyecto de decreto a consulta pública, de manera que particulares y asociaciones expertas puedan realizar las aportaciones que estimen oportunas.

El decreto establece varias zonas en las que estará autorizado el depósito de estos restos de reses o de caza, de manera que sirvan de comedero a las especies necrófagas y a las rapaces. Y fija las condiciones en que debe llevarse a cabo esta actividad, para que tenga las garantías suficientes tanto en materia de sanidad como de prevención ambiental.

«Se trata de no permitir que se eche de todo, que los cuerpos que acaben allí se haya certificado que están exentos de enfermedades como brucelosis o tuberculosis, y acreditar previamente estas circunstancias», comenta Del Olmo.

Los cadáveres que se utilizan para la alimentación de estas especies provienen de dos fuentes básicas. Por un lado, de explotaciones ganaderas; por otro, de los restos que quedan tras una jornada de caza, y que no son utilizados por los propios cazadores. «Es una regulación que interesa sobre todo a los gestores de territorio, como pueden ser ganaderos o responsables de cotos de caza mayor», explica el director general de Medio Ambiente.

Hasta ahora, no estaba permitido que los restos de una cacería, por ejemplo, quedasen en la zona. Con esta regulación, se podrán depositar en áreas concretas y predelimitadas, tanto de una finca particular como en el monte comunitario.

A la hora de seleccionar el lugar, deberán tenerse en cuenta varios aspectos. Por ejemplo, no podrá establecerse uno de estos comederos a menos de 500 metros de una zona habitada. Y tampoco estarán permitidos en la zona de influencia del aeropuerto de Barajas, para evitar precisamente una presencia indebida de aves en las rutas de aterrizaje o despegue de las aeronaves.

Solicitar permiso

Los interesados en obtener permiso para crear uno de estos muladares deberán solicitarlo ante las autoridades de la consejería de Medio Ambiente, declarar qué tipo de animales llevan –no pueden ser, por ejemplo, vacas de más de 24 meses de vida– y garantizar que no puedan transmitir enfermedades peligrosas para las especies necrófagas. No podrán instalarse comederos cerca de cursos de agua. Dentro de estos condicionantes, será el que tenga la explotación el que elija el lugar donde crear el comedero.

En cuanto a los restos de caza, el proyecto establece que se puedan facilitar puntos de recogida para estos, una vez celebrada la actividad cinegética, de manera que estas partes que los cazadores no quieren puedan servir también de alimento a los buitres y rapaces.

Una vez analizadas las alegaciones que se hayan presentado durante el periodo de consulta pública, se realizará la memoria de impacto normativo y el proyecto de decreto volverá a pasar un periodo de información pública.

Una población protegida y en alza

La creación de muladares regulados permitirá atender a las necesidades alimentarias de especies especialmente protegidas como el águila imperial o los buitres leonados. Según datos del director de Medio Ambiente, en la Comunidad de Madrid existen actualmente 90 parejas de buitre negro y 450 parejas de buitre leonado.

Para los ganaderos, los muladares suponen otra ventaja añadida: en lugar del gasto de incinerar a sus reses muertas, si reunen unas condiciones sanitarias y de edad pueden depositarlas en estos emplazamientos para ser comida de los necrófagos. Además, resultan de mucha utilidad en los periodos críticos de falta de alimentos.

Fuente: abc.es

Halconeros de Castilla

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Halconeros de Castilla - Cetrería