Una pareja de halcón peregrino se ha instalado por tercer año consecutivo en una caja nido instalada por SEO/BirdLife en la Torre Garena de Alcalá de Henares (Madrid) y la hembra ya ha puesto cuatro huevos, según informó hoy esta organización científico-conservacionista.

SEO/BirdLife destacó que esta familia es la única que anida en la vega del río Henares, donde en los años 90 del siglo pasado llegó a residir una población de 15 parejas.

El halcón peregrino, una de las especies de rapaces más conocidas desde la antigüedad y de distribución casi cosmopolita, ha visto cómo sus poblaciones se reducían en muchos lugares por la escasez de presas y de la intoxicación con plaguicidas y otros productos, como el DDT.

Una ‘webcam’ forma parte del programa de seguimiento de halcón peregrino que lleva a cabo SEO/BirdLife en algunas zonas de la Comunidad de Madrid desde finales de los años 80.

Anteriormente, estas parejas de halcones anidaban en los cortados del río Henares. Sin embargo, la presencia de búhos reales en la zona, que son depredadores de las crías, alejó a los halcones de su punto inicial de reproducción.

Para ayudarles en su reproducción segura, los técnicos de SEO/BirdLife instalaron en otoño de 2015 una caja nido en el edificio Torre Garena, que normalmente la pareja empleaba únicamente como posadero.

ÚLTIMOS HABITANTES

SEO/BirdLife realiza el seguimiento de la población de halcones de algunos municipios de la Comunidad de Madrid desde hace varias décadas. En los años 90 y principios de este siglo, los halcones madrileños (unas 50 parejas) se repartían en dos grandes núcleos: en la sierra madrileña, al norte, y en las vegas de los ríos Henares, Jarama, Tajuña y Tajo. Además, alguna pareja aislada anidaba puntualmente en casco urbano de la capital.

Actualmente, la estructura de la población es muy diferente: la población del núcleo de la sierra se mantiene estable, mientras que en los valles el halcón ha desparecido prácticamente. Durante algunas temporadas, apenas dos parejas ocupan el sureste madrileño y raramente sacan adelante pollos.

“Este declive se debe, en parte, al uso de productos fitosanitarios en los cultivos de la zona. Los halcones los asimilan por consumo de otras aves que se alimentan en los medios agrícolas. Asimismo, la expansión de otras especies que compiten por el territorio, como el búho real, explica su ausencia”, reconoció Juan Carlos del Moral, coordinador del Área de Ciencia Ciudadana de SEO/BirdLife.

El Ayuntamiento de Alcalá de Henares colabora con la ONG ambiental para impulsar la biodiversidad urbana de la ciudad complutense y trabaja para compatibilizar su patrimonio cultural, que es Patrimonio de la Humanidad, con el patrimonio natural que acoge en su casco urbano. Uno de los principales exponentes de esta simbiosis es la convivencia de la ciudad con la importante colonia de cigüeñas que acoge en sus tejados.

La colocación de la cámara y el seguimiento de la pareja de halcones ha sido posible gracias a la colaboración de la gerencia de Torre Garena, a Axiome Concept y al Grupo Ornitológico Guefilos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *