Blog de Halconeros de Castilla dedicado a la cetrería y las aves rapaces

Un gran búho mataba mamíferos con sus garras hace 55 millones de años

curiosidades rapaces nocturnas 347

‘Primoptynx poliotaurus’ tenía unos 50 centímetros de tamaño, comparable a Hedwig, el búho nival de Harry Potter.

El esqueleto excavado por los paleontólogos estadounidenses en la Cuenca Bighorn en Wyoming hace 30 años, es uno de los búhos fosilizados más completos del Paleógeno, el periodo geológico después de la extinción de los dinosaurios no aviarios hace 66 millones de años. El fósil, del cual se han preservado todos los huesos poscraneales principales, tiene 54,5 a 55 millones de años (principios del Eoceno).

Un ejemplar de búho chico camuflado entre las ramas de un pino en el cerro San Jorge.
Grupo Ornitológico Oscense

‘Primoptynx poliotaurus’ tenía unos 50 centímetros de tamaño, comparable a Hedwig, el búho nival de Harry Potter, y pertenece a un grupo de búhos estrechamente relacionados con la familia extinta ‘Protostrigidae’.

«Sus patas son diferentes a las de los búhos de hoy», dice el paleontólogo Thierry Smith del Real Instituto Belga de Ciencias Naturales (RBINS), coautor del estudio. «Los búhos de hoy tienen cuatro dedos con garras del mismo tamaño para atrapar presas relativamente pequeñas y matarlas con el pico. ‘Primoptynx’ tiene un primer y segundo dedo más largos, como se ve en los halcones y otros miembros de la familia Accipitridae. Se usan esos dedos más desarrollados para atrapar a las presas, que son pinchadas por las garras. Así que era una lechuza que cazaba como un halcón mamíferos medianos».

Este fósil muestra, junto con otros hallazgos, que durante el Eoceno temprano ya había muchas especies de búhos, de diferentes tamaños, que ocupaban diferentes nichos ecológicos. El éxito de los búhos es paralelo al de los mamíferos, que se volvieron muy diversos después de la quinta extinción masiva, que aniquiló a los dinosaurios. La posterior extinción de ‘Primoptynx poliotaurus’ y otros proto-búhos puede deberse a la aparición de aves rapaces diurnas en el Eoceno tardío.

Los descubrimientos de las primeras etapas de la evolución del búho son extremadamente raros. Un hueso de pata de aproximadamente 60 millones de años es el fósil más antiguo que se puede asignar a un búho.

El animal recientemente descrito pertenece a una especie de búho fósil muy grande, previamente desconocida. Excepto el cráneo, se conservan todos los huesos principales del ave de 55 millones de años. «El búho fósil era aproximadamente del tamaño de un búho nival moderno. Sin embargo, se distingue claramente de todas las especies existentes por el diferente tamaño de sus garras.

Mientras que en los búhos actuales las garras en todos los dedos de las patas son aproximadamente del mismo tamaño, la especie recién descrita ‘Primoptynx poliotauros’ tiene garras notablemente agrandadas en el dedo gordo y el segundo dedo del pie», explica el coautor Gerald Mayr, del Instituto Seckenberg y el Museo de Historia Natural de Frankfurt.

Estas proporciones de los dedos son conocidas por las aves rapaces diurnas modernas, como las águilas y los azores. Estas aves, que no están estrechamente relacionadas con los búhos, perforan a sus presas con sus afiladas garras. Mayr y sus colegas, por lo tanto, suponen que el búho extinto también usó sus patas para matar a su presa. «Por el contrario, los búhos actuales usan su pico para matar presas, por lo que parece que el estilo de vida de este búho extinto difiere claramente del de sus parientes modernos», agrega el ornitólogo de Frankfurt.

Además, el nuevo descubrimiento revela un alto nivel de diversidad entre los búhos del Eoceno temprano en América del Norte, desde la pequeña especie ‘Eostrix gulottai’, que mide solo 12 centímetros, hasta el pájaro recién descubierto, de aproximadamente 60 centímetros de altura.

«No está claro por qué los búhos cambiaron su técnica de caza en el curso de su evolución. Sin embargo, suponemos que puede estar relacionado con la propagación de aves rapaces diurnas a finales del Eoceno y principios del Oligoceno, hace aproximadamente 34 millones de años. Competencia porque las presas con aves rapaces diurnas pueden haber desencadenado especializaciones de alimentación en búhos, posiblemente también conduciendo a los hábitos nocturnos de estas aves carismáticas», dice Mayr.

Fuente: heraldo.es

Halconeros de Castilla

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Halconeros de Castilla - Cetrería