Los expertos aprovechan el Día Internacional de la Concienciación sobre los buitres para denunciar lo amenazada que se encuentra esta especie debido a sus malas condiciones de conservación.

De las cuatro especies de buitres que se crían en España, tres se encuentran amenazadas debido a las “pésimas” condiciones de conservación, “un síntoma más de que estamos destruyendo el planeta”, ha denunciado uno de los principales expertos españoles, Fidel José Fernández. La población de buitres en España es la más abundante de toda Europa, pese a lo cual “su situación es desastrosa y está en declive generalizado” según Fernández, que es presidente del Fondo para el Refugio de las Hoces del Riaza, en Segovia, y que ha aprovechado el Día Internacional de la Concienciación sobre los Buitres que se celebra el primer sábado de septiembre para lanzar este aviso.

Buitre negro | Agencias

Buitre negro | Agencias

Las cuatro especies nidificantes en nuestro país son, por orden de abundancia en cuanto a número de ejemplares, el buitre leonado, el buitre negro, el alimoche y el quebrantahuesos. El buitre leonado es el único que no está amenazado, ya que en el último censo de 2008 se contabilizaron más de 24.600 parejas reproductoras repartidas por la península y Baleares, lo que representa el 94 % del total europeo. El buitre negro, que figura en el Libro Rojo de las Aves de España elaborado por la organización conservacionista SEO/BirdLife clasificado como “vulnerable”, contaba según el censo de 2006 con 1.845 parejas reproductoras, es decir, el 98 % de la población europea.

En peor situación está el alimoche, que sufre un declive generalizado del que “no se conocen con precisión las causas”, ha puntualizado Fernández, y sólo quedan 1.400 parejas repartidas “de forma dispersa” por la península además de en Menorca y Fuerteventura. Pero la situación más preocupante es la del quebrantahuesos, cuya “única población viable en toda Europa” se concentra en las 120 parejas que habitan los Pirineos, aunque hay algunos pequeños grupos en Córcega, Creta y los Alpes, donde viven cinco parejas gracias a un proyecto de reintroducción que también se desarrolla en Andalucía.

El principal problema de estas rapaces es el hambre pues “desde el problema de las vacas locas hace veinte años, se prohibió el depósito de los animales muertos en el campo, como se había hecho siempre”. Otra amenaza para su supervivencia es el diclofenato, un medicamento antiinflamatorio para el ganado, que causa la muerte de unos 6.000 ejemplares anuales: cuando un buitre ingiere los restos de un animal tratado, fallece a las pocas horas. De hecho, la “hecatombe de los buitres comenzó en el sur de Asia”, recuerda Fernández, donde el diclofenato “fue responsable de la desaparición del 99 % de rapaces, hasta que varios países prohibieron su uso”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.