Los cuatro aguiluchos europeos

La laguna se muestra imponente y tranquila. Una ligera brisa acaricia el carrizal. Los rayos de un resplandeciente amanecer despiertan de su letargo las dos sombras con forma de V que pasan rozando los carrizos en un espectáculo de baile en el aire. Como suspendidos la pareja de aguiluchos laguneros repasa la vida de la lamina de agua buscando una presa.

Aguilucho lagunero occidental (Circus aeruginosus) | Autor: Stefan Berndtsson · Creative Commons: Attribution 2.0 Generic

Aguilucho lagunero occidental (Circus aeruginosus) | Autor: Stefan Berndtsson · Creative Commons: Attribution 2.0 Generic

Al otro lado del humedal, en unos campos de cereal, se encierra el secreto que el aguilucho cenizo protege bajo su plumaje grisáceo al sol. Los huevos mantienen una temperatura adecuada debajo de la hembra esperando emprender el camino de la vida antes de que la cosechadora se ponga en marcha.

Aguilucho cenizo (Circus pygargus) | Autor: Michele Lamberti · Creative Commons: Attribution 2.0 Generic

Aguilucho cenizo (Circus pygargus) | Autor: Michele Lamberti · Creative Commons: Attribution 2.0 Generic

Al final del camino que nos separa del campo de trigo encontramos en un lindero al imponente aguilucho pálido cogiendo resuello tras una escaramuza con un topillo que yace sin vida bajo su potente garra.

Aguilucho pálido (Circus cyaneus) | Autor: Peter Wilton · Creative Commons: Attribution 2.0 Generic

Aguilucho pálido (Circus cyaneus) | Autor: Peter Wilton · Creative Commons: Attribution 2.0 Generic

Al fondo, encima de un erial, un aguilucho papialbo recorta su silueta como jugando con las corrientes que forma el calor a ras de suelo. Su vuelo pausado y elegante provoca serenidad y calidez a la vista. Acabamos de conocer en nuestro pequeño recorrido los cuatro aguiluchos que viven en Europa.

Aguilucho papialbo (Circus macrourus) | Autor: Ron Knight · Creative Commons: Attribution 2.0 Generic

Aguilucho papialbo (Circus macrourus) | Autor: Ron Knight · Creative Commons: Attribution 2.0 Generic

Ahora intentemos conocer más sobre estas aves del genero Circus, palabra que procede del griego Kirkos y significa halcón que vuela en círculos. Este tipo de rapaces no necesitan de cantiles ni de masas forestales. Los cuatro aguiluchos que campean por Europa están asociados a campos de cereales, carrizales y páramos.

El aguilucho lagunero occidental, el cenizo y el pálido son relativamente comunes, pero el papialbo es más escaso salvo en Europa Oriental. Para distinguirlos de otras aves de presa hay que fijarse en sus largas colas y alas, estas últimas formando una “V” poco profunda mientras planean prospectando el terreno.

En la próxima publicación os seguiremos contando cosas de estos cuatro aguiluchos, no os la perdáis.

 

Fuente: birding140.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.