Águila perdicera. Foto: photodigiscoping.

Águila perdicera. Foto: photodigiscoping.

Tras mucho tiempo de espera, llega el demandado plan de recuperación del águila perdicera en Castilla-La Mancha. Se trata de un paso muy importante para la mejora de la situación de una especie que se encuentra en peligro de extinción desde 1998. El Gobierno de Castilla-La Mancha pone en marcha al fin un plan cuyo primer borrador data de 2006.

La situación del águila perdicera en esta comunidad es crítica. El último censo muestra una población de 85 parejas reproductoras, lo que supone el once por ciento del total de la especie en España. En concreto, son 22 parejas en Albacete, 23 en Ciudad Real, 16 en Cuenca, 14 en Guadalajara y 10 en Toledo. Si se comparan estas cifras con las de otras águilas de la misma zona, obtenemos que el censo del águila imperial supera las 150 parejas reproductoras y el del águila real entre 250 y 300 parejas.

Además de aprobar el citado plan, el Gobierno de esta comunidad también ha declarado como sensible la zona de Toledo, un área crítica para la supervivencia del águila perdicera en la región.

Problemas que afectan al águila perdicera

Entre los problemas que más afectan a la vida del águila perdicera se encuentran la caza ilegal, los tendidos eléctricos y los daños provocados en su hábitat natural, que impide que se realice con normalidad el ciclo reproductor. Desde Ecologistas en Acción han aplaudido esta noticia, aunque han urgido a la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural que ponga los medios necesarios con urgencia para que se desarrolle el plan.

 

Fuente: naturahoy.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.