Pese al temor que generan en algunas personas, las lechuzas ayudan a controlar la población de roedores y alimañas

El crecimiento de las ciudades que de poco en mucho le han ido ganando terreno a las zonas rurales, trae como consecuencia el desplazamiento de algunas especies animales, que sabias ellas, prefieren alejarse del conglomerado de humanos que les representan un peligro para su supervivencia.

Pero otras han sabido adaptarse al nuevo hábitat, compartiendo espacio e incluso, sin que las personas lo noten, otorgar un beneficio a sus cohabitantes humanos, tal es el caso de las lechuzas, aves rapaces muy agredidas por la ignorancia, poseedoras de una misteriosa belleza que surcan el cielo nocturno controlando la población de roedores y alimañas por el estilo.

Aunque su clásico siseo, o ulular (depende de la especie a la que pertenezcan) puede escucharse en diferentes puntos de las ciudades, sobre todo en zonas arboladas, que son cada vez menos.

SOBRE LAS LECHUZAS

Es un ave rapaz, carnívora y nocturna perteneciente al orden Strigiformes, de donde también el búho típico forma parte, solo que, a diferencia de éste, no contiene unas plumas en su cabeza que le dan forma de orejas. Las hembras suelen ser más grandes que los machos. Aunque suelen ser en su mayoría sedentarios, solitarios, viven en pareja, y cuando se habla de un grupo de ellas reciben el nombre de Parlamento.

Poseen una excelente visión nocturna y son capaces de capturar a sus presas por medio del sonido, cuentan con unas enormes y fuertes garras, un hermoso y suave plumaje. A diferencia de otras especies de búhos, tienen una forma de disco sobre la cara el cual posee plumas más rígidas que les permiten identificar y detectar a sus presas al momento de salir de caza, a lo que le ayuda también su silencioso vuelo.

Anidan en las partes más altas, en cornisas de techos altos, palmeras torres de iglesia, por algo en algunos lugares les llamas Lechuzas de campanario.

TEMORES SOCIALES

En estos días que se celebran a los muertos en México, a lo que se les agrega las fiestas de brujas, zombis y cualquier cantidad de bestias nocturnas, uno de los protagónicos son sin duda las lechuzas, pues por su nocturnidad se le asocia a este tipo de vida, además de que su aspecto infunde algo de temor, pues su cara recuerda a la imagen a la que la mayoría de la gente asocia con las brujas, de hecho en más de una ocasión se han tenido noticias que son agredidas e incluso quemadas porque se les considera animales de mala suerte que anuncian desgracias.

Algunos las consideran un mal augurio cuando las ven en vuelo, o solo escuchan su ulular, entre los árboles, y solo en algunas regiones, las ven como un buen augurio cuando se posan en la torre de una iglesia, creencias, historias aprendidas que han sembrado el temor de mucha gente y que lamentablemente llegan a agredir a esta fascinante rapaz.

BENEFICIOS

Las lechuzas son, de acuerdo a expertos, un excelente controlador biológico natural, se alimentan de ratones, culebras y pequeñas presas que son consideradas como fauna nociva y trasmisoras de enfermedades, por lo que su presencia entre los edificios y casas resulta bastante benéfica, pues auxilian a equilibrar el ecosistema de la ciudad, sobre todo si tomamos en cuenta que en las grandes urbes lo que más abundan son las ratas, por lo que no sobra decir que su presencia en la Tierra es necesaria para el seguimiento de la cadena alimentaria, y por tanto, del equilibrio ecológico.

LEYENDA

Los señores del inframundo Maya encargaron a las lechuzas cuidar un campo con árboles floridos para que los gemelos no robaran sus flores. Las lechuzas no fueron y enviaron a las hormigas arrieras, quienes no sólo hurtaron las flores, sino también cortaron con sus mandíbulas las alas y las colas de éstas sin que se dieran cuenta. Como castigo, los señores del inframundo rasgaron la boca a las lechuzas y por esta razón la tienen hendida.

 

Fuente: cronicasjalisco.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.