Águila real con un corcino apresado. (Foto: Mario Bregaña)

El Proyecto Aequilibrium: las crias de corzo y las liebres, alimento fundamental para el águila real

El Proyecto Aequilibrium, desarrollado por la Asociación del Corzo Español (ACE) y el grupo conservacionista Tagonius, iniciado en 2017, pretende ser un estudio de referencia para conocer detalladamente la relaciones interespecíficas entre dos especies silvestres catalogadas de manera muy dispar: el águila real y el corzo.

La constatación de un cambio en los hábitos alimenticios del águila real, que ha pasado de basar su dieta en los conejos a nutrirse de corcinos en distintas zonas de nuestra geografía, ha llevado a los integrantes de la Asociación del Corzo Español (ACE) y el Grupo Tagonius, a promover este proyecto. Su finalidad es la de demostrar cómo una especie protegida y emblemática que no se encuentra en peligro de extinción y que tiene un considerable éxito reproductor como es el águila real ibérica, se ha adaptado a una nueva realidad ecológica en amplias comarcas españolas.

LA EXPANSIÓN DEL CORZO.

El vertiginoso aumento de las poblaciones de corzo es uno de los fenómenos naturales más llamativos acaecidos en tiempos recientes en nuestro entorno.

Este fenómeno (ocurrido fundamentalmente durante las dos o tres últimas décadas) y las causas que lo originaron están hoy día suficientemente documentados y estudiados tanto en publicaciones recientes de diversos autores (como en los trabajos realizados por la Asociación del Corzo Español (ACE), entidad fundada en el año 2000 y que, desde esa fecha, viene desarrollando una minuciosa labor de estudio, seguimiento y vigilancia de las poblaciones ibéricas de corzos.

Águila Real (Aquila chrysaetos)

Águila Real (Aquila chrysaetos)

EL ÁGUILA REAL

Siendo un hecho constatado la práctica desaparición o rarefacción de las especies de caza menor en extensas zonas de España, resulta evidente la variación sustancial del equilibrio ecológico en nuestro medio natural respecto de la situación existente en épocas pretéritas. En este contexto parece apuntar que el águila real ibérica habría adaptado su dieta y estrategias de caza a la nueva presa que, abundantemente y de forma novedosa, se ha instalado en sus territorios históricos de cría. Al ser los corcinos durante la época de crecimiento de los pollos de águila real un recurso abundante y de alta calidad nutricional, permitirían un éxito reproductor realmente llamativo, con un alto número de parejas que, en entornos francamente escasos en liebres, conejos o perdices (presas típicas del águila real ibérica), aparentemente logran sacar adelante dos pollos, ejerciendo esta depredación un efecto estabilizador sobre el excesivo crecimiento de las poblaciones corceras.

Sus objetivos principales podrían resumirse en tres pilares básicos:

Incidencia predatoria: Con este estudio se pretende, por una parte, estimar el impacto que pueda tener la depredación del águila real sobre las crías de corzo en diversas comarcas de España, su posible influencia en la tasa de reclutamiento anual de la especie y como consecuencia, intentar confirmar el papel sanitario que pueden estar jugando nuestras águilas para el mantenimiento de las poblaciones de corzos en niveles ecológicamente adecuados y en la previsión de patologías y enfermedades densodependientes. Para tal estimación, sea realizado censos de las poblaciones de corzo en los territorios de águila real sometidos a estudio.

Aporte nutricional: Por otro lado, conocer la posible influencia de las crías de corzo como presa relevante para la conservación de una especie protegida y emblemática como es águila real, determinando cuantitativamente el importante factor nutricional que puedan constituir durante el crucial periodo reproductor de las águilas reales estudiadas. A través de este estudio se está demostrando que las crías de corzo llamadas corcinos son el alimento mas importante para las águilas reales cuando está en el periodo de crianza, y la liebre la especie más capturada.

Etología específica: A través del estudio es está estudiando muy detalladamente el comportamiento de las parejas de águila real en las que se constate predación sobre corcinos, estableciéndose posibles patrones horarios, comportamientos curiosos, etc.

Este estudio tiene una duración de tres años, habiéndose documentando un total de 33 especies de presas diferentes (aves, mamíferos y reptiles). Así, ya en esta primera temporada 2017 del proyecto, se ha confirmado que los aportes de crías de corzo durante la época de reproducción de las águilas tienen gran relevancia para el éxito reproductivo de esta, habiéndose registrado restos y aportes de crías de corzo en el 87% de los territorios. Si bien en número la especie más capturada fue la liebre ibérica, con un 36% de los aportes frente a un 16% de corcinos, en cuanto a la importancia de biomasa consumida este último ha demostrado ser el recurso alimenticio más importante, con un 34% del total. Con este estudio se está constatando que los cazadores cuando trabajan en la gestión y mejora de las especies cinegéticas, colaboran de forma muy importante en la salvación de animales dignos de protección como en este caso el águila real, y otros animales protegidos.

En unos tiempos de convulsión y desencuentro entre la caza y el ecologismo como los que vivimos, el proyecto Aequilibrium viene a poner bien de manifiesto que los enfoques naturalista y cinegético de nuestro entorno rural no sólo no son incompatibles entre sí, sino que, por el contrario, del entendimiento y colaboración entre ellos se derivan importantes beneficios para el conocimiento y conservación de nuestro medio ambiente y de las especies que lo pueblan.

 

Fuente: noticiasdenavarra.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.