La madre -en primer plano- junto a sus cuatro polluelos. / Pascual Calabuig

Esta historia tiene final feliz. A la madre cernícalo del puente de La Feria la daban por muerta, pero finalmente solo tenía un ala rota. Se recupera ahora junto a sus crías rescatadas por bomberos en el centro de recuperación de fauna silvestre del Cabildo de Gran Canaria, que dirige Pascual Calabuig.

Las cuatro crías de cernícalo rescatadas de los bajos del puente de La Feria hace unas semanas finalmente pudieron reencontrarse con su madre. Al principio todos la daban por muerta, después de la tremenda pedrada recibida en el barranco de La Ballena. Pero los cuidados del director del centro de recuperación de fauna silvestre del Cabildo de gran Canaria, Pascual Calabuig, han permitido que se vaya recuperando del impacto, que le rompió el ala y le impedía volar.

«Hay que ser mala persona para tirarle una piedra a un animal así», lamentaba Calabuig, quien tuvo que fijar el hueso del ala dañada con una especie de clavos que le han permitido reparar el húmero dañado.

Tras la exitosa operación, el ave, un cernícalo común (Falco tinnunculus), de la subespecie dacotiae, propia de las islas orientales, se recupera en un jaulón de Tafira, donde finalmente se reunió toda la familia. Hay que recordar que los agentes de Bomberos, auxiliados por la Policía Local, rescataron a las cuatro crías que quedaron desamparadas en los bajos del puente de La Feria, después del ataque sufrido por la madre.

Los hechos ocurrieron el 21 de mayo, cuando un vecino de la zona alertó al centro coordinador de emergencias del Gobierno de Canarias de que un desconocido había atacado a un ave a pedradas. El mismo alertante advirtió de que en la estructura del viaducto había un nido con crías. Debido a la altura a la que se encontraba el nido, los bomberos tuvieron que desplegar una pluma para poder acceder a la nidada. Allí descubrieron cuatro crías y un huevo que no eclosionó. Todos fueron trasladados al centro del Cabildo.

 

El responsable del centro de recuperación de fauna silvestre del Cabildo de Gran Canaria, Pascual Calabuig, calcula que la madre cernícalo pueda volver a volar en un mes, si bien antes de la suelta tendrá que reforzar los músculos con vuelos cortos. Por el momento todos comen ratones vivos y pollo picado, lo que es una buena señal de recuperación.

«Los pollitos están viendo cómo se alimenta la madre y empiezan a imitarla», explica el veterinario, quien aclara que en el medio natural estos cernícalos «escapan con poca cosa»: saltamontes, grillos, escarabajos… Solo en el caso de tener una nidada como ésta, los padres cernícalos tienen que reforzar la dieta básicamente con lagartos grandes.

«La madre está en el jaulón, ya salió de los cuidados especiales», señaló Pascual Calabuig, quien en todo caso lamenta que las crías se tengan que criar en los jaulones. «Empezarán a aletear pero nunca será lo mismo que si los animales se hubieran criado salvajes», sentenció.

Este experto asegura que una ciudad como Las Palmas de Gran Canaria está «llena de nidos» de cernícalos, «con pollos criando en el alféizar de las ventanas o en balcones que se usan de manera regular».

Por estos días es cuando las crías de los cernícalos salen del nido y empiezan a forjar su propia vida.

 Fuente: canarias7.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.