Se han introducido halcones peregrinos en el Museo del Ejército en un proyecto medioambiental que también persigue reducir la población de palomas

Anillado de pollo

Halcón peregrino

El Alcázar de Toledo acoge desde hace unos días un nido artificial con seis pollos de halcón peregrino. Se trata de un proyecto de cría en cautividad y reintroducción del halcón peregrino en edificios históricos de Toledo que, como segundo objetivo, busca luchar contra la proliferación de las palomas, que tanto daño causan al patrimonio de la ciudad.

Y es que las palomas forman parte del menú preferido de los halcones peregrinos. El proyecto lo ha puesto en marcha la Dirección Provincial de Medio Ambiente de la Junta. El halcón peregrino está incluido en el catálogo regional de especies amenazadas de Castilla-La Mancha en la categoría de “vulnerable“.

Si estos halcones consiguen reproducirse se conseguirá también que la población de palomas caiga en el Casco Histórico de Toledo. De tener éxito, el próximo año este proyecto se extendería a la Catedral de Toledo. Otra catedral, la de Bruselas, cuenta con halcones peregrinos desde 2004 y estas rapaces han logrado combatir la superpoblación de palomas en la capital belga.

Fuente: cadenaser.com

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.