Hembra de Aguilucho lagunero occidental (Circus aeruginosus) | Autor: Michele Lamberti · Creative Commons: Attribution 2.0 Generic

Los hábitats típicos en los que encontramos a los aguilucho se solapan sobre todo en invierno y en migración. Pero hay que buscar al aguilucho lagunero entre los carrizales de las zonas húmedas. Al aguilucho cenizo entre los campos de cereal y los pastizales que bordean los humedales.

Al aguilucho pálido entre páramos, pastizales y tierras de cultivo. Aunque durante la reproducción se observan en cultivos que circundan los humedales. Finalmente encontramos al papialbo en terrenos más abiertos (estepas y pseudoestepas).

Para diferenciar si es un pálido o un cenizo hay una regla sencilla pero orientativa. Si es verano y estamos en la cuenca mediterránea es más probable que sea un cenizo. Mientras que en invierno en el norte de Europa se tratará de un pálido con bastante seguridad.

Hembra de Aguilucho lagunero occidental (Circus aeruginosus) | Autor: Michele Lamberti · Creative Commons: Attribution 2.0 Generic

Hembra de Aguilucho lagunero occidental (Circus aeruginosus) | Autor: Michele Lamberti · Creative Commons: Attribution 2.0 Generic

Los aguiluchos son rapaces que se deslizan en silencio como sombras a escasa altura del suelo. Sus rápidos giros para caer por sorpresa sobre las presas escondidas entre las hierbas y el cereal son posibles gracias a sus largas alas y su potente cola. Todos ellos se lanzan en un corto y vertical picado sobre sus presas. Destacando los aguiluchos laguneros que cuando capturan una acuática la mantienen bajo el agua hasta ahogarla.

Sus tarsos largos y manos cortas poseen unas garras potentes y afiladas que usan a modo de arpón contra las presas antes de que inicien la huida. El lagunero vuela bajo sobre zonas pantanosas y de repente cae en picado sobre la presa. Normalmente dándose la vuelta en el proceso. Suele prospectar también por los linderos sin que su vuelo bajo siga ningún patrón regular. Mientras que el cenizo vuela por zonas abiertas, en época de cría y sigue un rumbo regular.

Os esperamos en la siguiente entrada y si te has perdido las dos anteriores puedes ver la primera parte aqui y la  segunda parte aqui

Fuente: birding140.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.