Desde el 2014 monitorean diez áreas de anidación del águila harpía: dos nidos activos con pichones en el Parque Nacional Chagres en Panamá

Águila arpía

Águila arpía

La emblemática águila harpía ( Harpía harpyja ) es una de las aves rapaces más excepcionales del mundo, pero a pesar de los esfuerzos por conservarla, sigue estando amenazada.

Así lo dejó saber Karla Aparicio, presidenta de la Fundación Naturaleza y Ciencia 507, una organización no gubernamental que nació hace un año para promover la conservación de la especie y al apoyo de otros programas encaminados al mismo fin, como el Festi Harpía, que se celebra el 9 de abril en el Parque Municipal Summit.

La cacería, la destrucción de sus hábitats, la venta y el tráfico ilegal de ejemplares, los incendios forestales y las altas temperaturas producto del cambio climático y el fenómeno de El Niño son factores que ponen en riesgo a estas rapaces, detalló Aparicio, quien también es miembro fundadora del Patronato Amigos del Águila Harpía.

Esta especie de cresta alta y plumaje gris y negro muy oscuro fue considerada en 2016 por el Ministerio de Ambiente en peligro crítico (CR) e internacionalmente es vista como una especie casi amenazada (NT), según la Unión para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

También está incluida en el Apéndice I (especies en mayor grado de peligro) de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestre (CITES) y la Ley 18 del 10 de abril del 2002 la declara como el ave nacional de Panamá.

LOS GUARDIANES DEL ÁGUILA HARPÍA

Aparicio, con más de veinte años de experiencia como bióloga y estudiosa de esta ave rapaz, asegura que a pesar de que la Ley 18 del 10 de abril del 2002 establece en su artículo 2 que ‘la Autoridad Nacional del Ambiente y el Ministerio de Educación serán las entidades responsables de la divulgación y promoción a través de la educación ambiental del reconocimiento del águila harpía como ave nacional’, actualmente ‘no se hace lo suficiente’.

‘Nuestra ave nacional no cuenta con un presupuesto anual para velar que todo panameño y visitante la conozca y la proteja, y mucho menos hay presupuesto para seguir estudiándola y protegiéndola en vida silvestre’, señaló Aparicio, quien mencionó que mediante la ONG que lidera han desarrollado cerca de quince proyectos en más de veinticinco comunidades en el país.

Por ejemplo, desde el 2014 monitorean diez áreas de anidación del águila harpía: dos nidos activos con pichones en el Parque Nacional Chagres.

‘Estimamos que en todo su hábitat del territorio panameño, desde Bocas del Toro hasta el Darién, hay 209 parejas (de águila harpía)’, señaló Aparicio, destacando que en mayo de 2016 la ONG fue seleccionada entre las cinco ganadoras del programa Donativos para la Conservación y el Medio Ambiente de Ford, con el proyecto ‘Promoviendo el orgullo para la conservación del águila harpía en Darién’.

La misión del proyecto ‘Promoviendo el orgullo para la conservación del águila harpía en Darién’ es capacitar a residentes y estudiantes de las comunidades de Mach Pobor y Canán, de la comarca Emberá, donde se han reportado al menos tres nuevos nidos de águilas harpía en 2016-2017, de manera que no se registren conflictos que pongan en peligro la integridad de los nidos y las águilas. Mediante las capacitaciones (de educación ambiental, investigación científica, planes de manejo de fincas y ecoturismo) se pretende resolver conflictos de carácter social que amenazan la supervivencia de los nidos, como el desconocimiento de los cuidados que requiere la especie cuando un nido está muy cerca a una comunidad rural o a usos del suelo, y por las malas prácticas de los visitantes.

Con los fondos obtenidos (de $10,000 y $20,000) se pretende cubrir los costos de transporte, materiales e insumos para realizar la capacitación y educación ambiental este año 2017.

Donativos de Ford es un proyecto que se lleva a cabo desde hace quince años, con el objetivo de apoyar proyectos ambientales en Centroamérica y el Caribe para fomentar la multiplicación de esfuerzos comunitarios que sirvan como catalizadores de cambios para tener un mejor planeta y un futuro sostenible.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.