Blog de Halconeros de Castilla dedicado a la cetrería y las aves rapaces

El águila real domina los cielos

Águila buitre curiosidades halcón medioambiente Preservación 128
Águila real

Aumenta la población de esta gran ave rapaz, que se expande por casi todas las sierras de la Región de Murcia desplazando al águila perdicera

Si, en una excursión por el monte, contempla la silueta oscura de un ave de gran envergadura planeando sobre su cabeza, lo más seguro es que se trate de un águila real. Cuestión de estadística. Al ‘Aquila chrysaetos‘ le va bien en la Región, donde su población ha aumentado en diez parejas en los últimos cinco años, hasta alcanzar las 61, y mantiene un crecimiento progresivo desde 2003, cuando solo se contabilizaban 29. Los datos del último censo de rapaces rupícolas de la Dirección General de Medio Natural reflejan una situación dominante de esta espectacular especie en los cielos de la Comunidad Autónoma: los 63 territorios que ocupa (dos de ellos por un solo ejemplar) se distribuyen ya por casi todas las sierras murcianas, donde en los últimos años se ha asentado en zonas del centro y el sur en las que estaba ausente.

La expansión del águila real -calificada de ‘interés especial’ en el catálogo regional de fauna amenazada-, sin embargo, está perjudicando al águila perdicera (‘Aquila fasciata’), una especie de menor tamaño y en peligro de extinción a la que está desplazando de algunos de sus emplazamientos históricos. Las dos tienen una dieta base muy parecida -conejos y perdices-, aunque la real también se alimenta ocasionalmente de carroña. La población de perdiceras se mantiene más o menor estable, aunque en los últimos años se ha frenado su progresión ascendente. Actualmente cuenta con entre 24 y 25 parejas, algunas menos que hace cinco años. Esta especie llegó a contar en los años 70 del siglo pasado con 42 parejas reproductoras, según datos de naturalistas de la época, y tocó fondo en 1997, cuando se registró un mínimo poblacional de 17. Además de la competencia con el águila real, la perdicera podría estar perdiendo ejemplares por la electrocución con tendidos de alta tensión, apuntan los técnicos de fauna de la Consejería de Empleo, Universidades, Empresa y Medio Ambiente.

Las perdiceras se distribuyen sobre todo en el sur de la Región, especialmente en la Zona de Especial Protección de Aves (Zepa) Almenara-Las Moreras-Cabo Cope. El Gobierno regional aprobó en el verano de 2016 un plan de recuperación para esta escasa rapaz.

El halcón peregrino ha perdido 50 parejas en los últimos veinte años; solo quedan 96

También el halcón peregrino está retrocediendo, ya que ha perdido veinte parejas en los últimos diez años: de 116 en 2008 -fecha del último censo para esta especie- a 96 en 2018. La situación de esta rapaz de tamaño medio es más preocupante si se observa la tendencia desde el año 1997, cuando se contabilizaron 146 parejas -50 más que en la actualidad-.

Pese a su tendencia descendente, el animal más rápido del planeta -cuando se lanza en picado supera los 300 km/hora de velocidad- sigue presente en numerosos espacios naturales de la Región, donde se han localizado diez nuevos territorios antes no conocidos en el Altiplano, Fortuna, Sierra Espuña, Mula, Cehegín, Lorca y Mazarrón. Su declive ha sido más acusado en Moratalla y Calasparra. El ‘Falco peregrinus’ está declarado ‘de interés especial’ en la Región.

Un biólogo del Programa de Seguimiento de Vertebrados Amenazados coordinó el censo de rapaces rupícolas, que contó con la participación de 58 agentes medioambientales y el apoyo de 17 voluntarios de SEO/BirdLife, Anida, Anse, Caramucel, Meles, Stipa y la UMU.

El ascenso imparable del buitre leonado

La paradoja del buitre leonado: oficialmente se trata de una especie extinguida en la Región de Murcia -en 1979 dejó de criar en sus últimos dominios del Noroeste-, pero esta carroñera regresó en 1995 y desde entonces está protagonizando un ascenso que parece imparable. Si en el año 2003 había 29 parejas censadas -con 140 ejemplares en total-, en 2018 ya son 204, con un total de 596 individuos en las seis buitreras localizadas en las sierras de Lorca, Caravaca de la Cruz y Moratalla. Los técnicos de Medio Ambiente atribuyen el fuerte crecimiento de ejemplares de ‘Gyps fulvus’ a una mayor disponibilidad de alimento gracias a la puesta en marcha de muladares autorizados y regulados en explotaciones ganaderas, y también a los cadáveres de arruí procedentes de la caza selectiva.

Fuente: laverdad.es – Miguel Angel Ruiz

Halconeros de Castilla

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Halconeros de Castilla - Cetrería